jueves, 23 de octubre de 2014

Lasaña de níscalos y puerro

INGREDIENTES (2 personas)

Varias placas de lasaña, preferiblemente integrales
200-250 g de níscalos
2 puerros
3 dientes de ajo
Un vaso de salsa de tomate casera
Una cucharadita de cúrcuma
Una pizca de pimienta negra
Una pizca de sal marina atlántica o sal de Guérande
Aceite de oliva virgen extra
Queso vegetal (opcional)

PARA LA BECHAMEL

2 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de harina (lo ideal es usar el mismo tipo de harina que la de las placas de lasaña)
450 ml de leche vegetal
Una pizca de sal marina atlántica o sal de Guérande
Nuez moscada en polvo

PREPARACIÓN

Lavamos y picamos los puerros y fileteamos los ajos. Lavamos y picamos los níscalos. En una sartén ponemos un chorrito de aceite de oliva y añadimos los puerros y los ajos. Cuando empiecen a estar transparentes, incorporamos los níscalos. Salteamos unos minutos. Añadimos la salsa de tomate, la sal, la cúrcuma y la pimienta negra y cocinamos unos minutos más. Reservamos.

Para preparar la bechamel, ponemos el aceite a calentar en un cazo (no debe humear). Añadimos la harina y removemos. Tenemos que tener cuidado de no quemar la harina, simplemente hay que cocinarla un poquito. Al mezclar el aceite con la harina, seguramente nos quedarán como pelotillas, no pasa nada :-) Vamos añadiendo la leche poco a poco y removiendo con unas varillas, para que no salgan grumos, hasta que tenga una consistencia semilíquida, como de cremita. Por último, añadimos la sal y la nuez moscada.

Ahora montamos la lasaña. En el mercado venden placas de lasaña que necesitan cocerse previamente. Otras es suficiente con tenerlas en remojo unos minutos en agua caliente y otras pueden meterse directamente en el horno. En una fuente de horno, untada previamente con un poquito de aceite para que no se pegue, vamos alternando una placa de lasaña, una del relleno de níscalos y puerros y una de bechamel. Terminamos con una placa de lasaña, que cubrimos con bechamel y, si queremos, rallamos un poco de queso vegetal por encima. En esta ocasión hemos elegido uno tipo cheddar riquísimo :-)

Metemos la fuente en el horno. Si las placas de lasaña son de las que no les hace falta remojo ni cocción previa, habrá que tenerlas una media hora. Si las hemos cocido, bastará con tenerlas unos minutos con el gratinador. En nuestro caso, no hace falta cocerlas y las metemos 30-35 minutos en el horno a 190º. 

Servimos acompañada de una ensalada verde :-)
































1 comentario: