miércoles, 18 de mayo de 2016

Judías blancas salteadas y verduras en papillote

Aquí os dejamos otra propuesta de receta sencilla y rápida. Cuando no se tiene mucho tiempo para cocinar, siempre se tiende a comer más bien regular, sin variedad o abusando de ciertas comidas, por ejemplo la pasta o el arroz blanco. Pero hay otras opciones más saludables que no requieren mucho más tiempo y que son deliciosas. Por ejemplo, estas judías blancas con verduras. En casa siempre tenemos botes de legumbres cocidas, que nos permiten preparar rápidamente platos sanos. Eso sí, siempre ecológicas. Si os fijáis en los ingredientes de las legumbres cocidas no eco, suelen llevar sal, azúcar y un aditivo, el E385, nada recomendable.

En cuanto al papillote, es preferible hacerlo en un molde de silicona, idealmente silicona platino, pues no reacciona al entrar en contacto con los alimentos y resiste la temperatura del horneado. Normalmente se hace envolviendo las verduras en papel de aluminio, opción no recomendable pues con el calor, el aluminio puede ser nocivo para la salud. Si no tenéis molde de silicona, podéis utilizar un recipiente de vidrio, barro o cerámica sin esmaltar que sea apto para el horno y lo tapáis con papel vegetal, intentando sellarlo lo máximo posible.

INGREDIENTES (1 persona)

PARA LAS VERDURAS EN PAPILLOTE (Podéis usar cualquier otra verdura que tengáis en la nevera)

1 zanahoria
1/2 calabacín
1/2 puerro
1 tomate
Sal marina o sal de Guérande
Aceite de oliva virgen extra
Hierbas secas (romero, albahaca, tomillo...)

PARA LAS JUDÍAS

Un bote pequeño de judías blancas cocidas
2 dientes de ajo
Sal marina o sal de Guérande
Aceite de oliva virgen extra
Una cucharadita de pimentón

PREPARACIÓN

Lavamos bien las verduras y las cortamos: la zanahoria y el puerro en juliana y el calabacín y el tomate en rodajas. Las ponemos en el molde de silicona o en el recipiente de horno elegido, añadimos una pizca de sal, hierbas secas y un chorrito de aceite de oliva. Tapamos y horneamos a 180-190º unos 20 minutos (hasta que las verduras estén tiernas).

Mientras, pelamos y fileteamos los ajos y los doramos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Cuando estén doraditos, apagamos el fuego, retiramos la sartén y añadimos el pimentón (es importante no echar el pimentón si el aceite está muy caliente para que no se queme, pues nos estropearía el plato). Si tenemos vitrocerámica, volvemos a poner la sartén en el fuego aprovechando el calor residual, añadimos las judías escurridas y mezclamos bien. Con el calor residual es suficiente para calentarlas. Si no, las ponemos al fuego un par de minutos. Las servimos con las verduras ¡y a comer!























No hay comentarios:

Publicar un comentario