Lista de la compra

Una de las cosas que se nos vino a la cabeza cuando decidimos comer de forma vegetariana fue: "y ahora, ¿qué compramos?" Cuando tomas la decisión de dejar de comer ingredientes de origen animal y empiezas a eliminarlos de la lista de la compra, parece que te quedas sin nada. Quitas la carne, el pescado, los lácteos (leche, yogures, quesos, mantequilla...), los huevos... Sólo te quedan las verduras, frutas, legumbres y cereales. Si además intentas evitar los alimentos con azúcar, los refinados, los conservantes y colorantes, hacer la compra en el súper puede ser misión imposible. Excepto la fruta, la verdura y las legumbres secas, teníamos poco donde escoger: las legumbres cocidas llevan conservantes y sal, los cereales tienen azúcar... incluso muchas veces las frutas y verduras vienen en bandejas de porexpan envueltas en plástico (más tóxicos y más residuos)... 

En nuestro periplo descubrimos las tiendas de alimentación ecológica que, si bien ahora nos parecen de lo más habitual y conocemos los productos que se venden en ellas, en nuestros comienzos se nos presentaba tooodo un mundo extraño. Comenzamos a investigar en libros de cocina, en Internet, apuntándonos a cursos de cocina vegetariana... Al principio, cuando comprábamos cosas nuevas, a veces nos salía rico, pero a veces no tanto ;-p Todo es cuestión de experimentar, de familiarizarse con las texturas, los tiempos de cocción, los sabores y combinaciones de alimentos... Ahora no solemos ir nunca al supermercado, salvo para cosas puntuales o cuando estamos de viaje, y solemos hacer la compra en tiendas ecológicas (la nuestra, principalmente ;-p), en el mercado y tiendas de barrio, con su trato familiar y agradable, tratando de consumir alimentos locales y de temporada, a ser posible a granel para generar la mínima cantidad posible de residuos. 

A día de hoy nuestra lista de la compra se compone de:

Verduras y hortalizas: de hoja verde (espinacas, canónigos, berros, lechugas de todo tipo, excepto la iceberg, que tiene muy pocos nutrientes, acelgas...), brócoli, coliflor, lombarda, repollo, berenjena, pepino, calabacín, tomate, pimiento rojo, verde y amarillo, zanahoria, remolacha, calabaza, apio, puerro,  aguacate...

Frutas: manzana, plátano, pera, piña, melón, sandía, cerezas, frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos), mango, naranja, mandarina, pomelo, limón, lima, kiwi, melocotón, albaricoque, níspero...

Legumbres: lentejas (verdes, pardinas, rojas...), garbanzos, azukis, judías pintas...

Cereales: cuando le decimos a la gente que comemos cereales, se piensan que nos referimos a los típicos cereales de desayuno que anuncian en la tele de los que, por cierto, una vez leímos que son "menos nutritivos que la caja que los contiene". Nos referimos al centeno, espelta, kamut, avena, trigo sarraceno, arroz (integral, basmati, rojo, negro...), quinoa (que realmente es un pseudocereal), maíz (sólo ecológico)... Pueden comerse en copos en el desayuno, en grano cocinados como el arroz (nos encanta la avena), pan, pasta, galletas... Nuestra recomendación es que sean cereales integrales.

Frutos secos: almendras, anacardos, nueces (de macadamia, de Brasil, pecanas...), avellanas, piñones...

Frutas desecadas: pasas, orejones, dátiles, higos secos...

Semillas: de lino, de calabaza, de girasol, de cáñamo, chía, de amapola, de sésamo...

Aceites vegetales: oliva, girasol, sésamo, lino, nuez, cáñamo, germen de trigo, pepita de uva, coco...

Vinagres: de manzana, de umeboshi, de módena...

Algas: nori, wakame, dulse, hiziki, espagueti de mar...

Tempeh y seitán.

Especias y condimentos: sal marina atlántica, sal de Guérande, sal rosa del Himalaya, gomasio, mostaza de Dijon, pimienta, nuez moscada, curry, comino, cúrcuma, pimentón, eneldo, albahaca, tomillo, orégano, miso, jengibre...

Germinados: alfalfa, brócoli, rabanitos...

Leches vegetales: de arroz, de avena, de almendras, de sésamo, de coco...

Natas vegetales: de avena o espelta.

Endulzantes: azúcar integral de caña, sirope de ágave, sirope de arce, panela, stevia, melazas...

Cacao en polvo y algarroba.

Levadura de cerveza.

Margarina vegetal no hidrogenada.

Infusiones, evitando el té negro.

Como veis, tenemos una amplia lista de la compra. Todos los nutrientes que necesitamos se encuentran en estos alimentos, además de poder combinarlos de infinitas maneras y crear unos deliciosos platos :-D

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada